Disculpe…… ¿Cuánto vale?

Wordpress logo

El otro día hablando con mi sobrina de 9 años le pedí que me hablara sobre ella, sobre lo que le gustaba y se le daba bien hacer.

Las respuestas tenían todas que ver con asignaturas del colegio y la nota que suele sacar: “Lengua e inglés se me da muy bien, saco sobresaliente en esto, notable en lo otro…”

Pero cuando quise que pensara en otro tipo de aptitudes que no tuviesen que ver con ese entorno se me quedó mirando sin saber qué decir.

Una sonrisa tímida y feliz se dibujó en su carita cuando empecé a decir: «eres estupenda oradora, te encanta saludar a las personas aunque no las conozcas, sabes expresar tu agradecimiento con infinidad de gestos amables y aunque todavía no lo sepas ni lo entiendas, eres muy valiente y tremendamente especial”.

Dedicamos mucho dinero y esfuerzo en ofrecer recursos a quienes son responsabilidad directa nuestra para que intenten llegar a ser los mejores.

A nuestros empleados con programas de coaching para que estén motivados y cumplan objetivos. A nuestros hijos con infinidad de clases extraescolares, viajes al extranjero para que saquen las mejores notas y puedan entrar en una buena universidad.

¿Pero todo traducido en qué? …..En dinero.  Valemos lo que ganamos.

Por supuesto que ese tipo de formación técnica es imprescindible ya que si no el mundo no avanzaría pero los logros alcanzados no deben ser importantes porque somos capaces de ponerles precio sino porque los ponemos al servicio del resto de la humanidad. Debemos ser conscientes de nuestro compromiso con el bien común no sólo por lo que somos capaces de HACER sino por lo que podemos llegar a SER. Para ello es imprescindible trabajar también nuestra dimensión espiritual. Necesitamos saber quienes somos  y cuál es el auténtico proyecto de vida al que estamos llamados.

Porque, todo en lo que tu trabajas ¿es para este mundo o para la eternidad?

4 Comentarios

  1. Amelia Tenorio

    Es importante que nuestros hijos les demos una buena formación académica, es obligatorio para poder seguir viviendo en esta rueda de vida en la que estamos.. Conseguiremos, mejores puestos de trabajo, que a la vez nos permitirán tener buenas casa, buenos coches, buenas vacaciones.. Pero cuando tú preguntas a tu sobrina.. Ella nos cuenta lo buena que es en esas materias del colegio.. Pero nadie la está enseñando cuanto puede aprender ella de sí misma, a fortalecer su autoestima, enriquecer sus valores, a decidir y pensar por ella misma.. Y ya que hablamos de sobrinos te diré, que yo tengo un sobrino con 32 años, una persona muy inteligente, muy bien preparada para el mundo laborar, con trabajos desde muy joven, que le han permitido ganar un buen sueldo,. Viaja, tiene un piso de su propiedad.. Ha tenido varias novias.. Pero se encuentra vacío. Yo lo veo perdido.. Nadie le ha enseñado que tiene otros valores, que sé que los tiene,.. A desarrollarlos, a trasmitirlos A dar más de sí mismo, como persona, en definitiva a ser el…es una materia, obligada que se tenía que dar en los colegios.. Se llama Picomotricidad.. A través de ella, se trabaja, los sentimiento, la autoestima, y el desarrollo emocional. Base importante pare ser un poco más felices.

    Responder
    • Raquel Elvira

      Gracias. Gracias por unir la palabra psicomotricidad a emoción, sentimiento y autoestima gracias por comprender, por ver de forma diferente a esta técnica y arte de la comprensión del movimiento de forma profunda.
      Desde nuestra psicomotricidad entendida desde un enfoque afectivo relacional, queremos que nuestros peques crezcan, se desarrollen y se construyan a través sus propios deseos, intereses y motivaciones, no queremos dar valor a cuanto saltan sino a la capacidad de poder hacerlo si lo desean. Queremos dar valor al disfrute corporal, al poder de la imaginación, al ser caballero para vencer a un dragón y al conocerse tanto a uno mismo que seamos capaces de estar en el mundo sin necesidad de buscar la aprobación del otro.
      Demos valores a nuestros hijos pero quizá más importante demos VALOR a nuestros hijos, un valor que comienza con la mirada, con una mirada de tu puedes, tu eres capaz, de amor incondicional, valoremos lo que hacen, no lo que deseamos q hagan … y todo puede comenzar con ese día , ese día que quieren pintar y hacer un sol azul, un árbol amarillo y una casa del revés, …por que no? ? Dejemos que crezcan y se construyan a si mismos, no proyectemos nuestros deseos , miedos y expectativas porque ellos deben crear su camino, su felicidad y nosotros acompañarlos y reconocerlos.
      Creo en las personas y en su gran poder para crecer y construirse. Creo en la huella que dejamos, en la eternidad de nuestras actos y en el sentido de las acciones, porque si no encuentras ese sentido hoy tienes la capacidad de darlo mañana.
      Un abrazo psicomotriz

      Responder
      • Todo es Don

        Gracias Raquel ¡ Un fuerte abrazo para ti también.

        Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *