¡No soy solo una base de datos!

Wordpress logo

De algún u otro modo, todos a lo largo de nuestra vida hemos ido recibiendo una educación sobre cómo y de qué manera debemos hacer las cosas y comportarnos.

Para ello, el colegio y nuestros padres se han ocupado estupendamente bien y si además hemos sido capaces de poner un poco más de interés por nuestra parte a través de los libros y fijándonos en otras personas, hemos podido hacer crecer esa formación.

Es decir, que independientemente de la edad que tengamos y una vez superada la fase de educación primaria podemos defendernos bastante bien en este campo.

Entonces ¿dónde puede estar el problema?

Pues que simplemente con saberlo e incluso con hacerlo bien ¡no es suficiente¡

Toda esa información acumulada en años, debemos saber cómo emplearla.

Cuando en casa te esfuerzas tanto todos los días por hacer multitud de tareas ¿lo haces porque lo debidamente correcto es que esté todo ordenado y limpio o porque quieres regalar a los tuyos un hogar?

Cuando entre tus compañeros del colegio y tus profesores tu trato es correcto, ¿lo haces porque  así te enseñaron que se hacía o porque quieres formar parte de sus vidas?

Y en tu trabajo ¿cubres expediente o creas lazos?

¡Hay otra manera¡

Si queremos que todo el esfuerzo que ponemos en lo que hacemos, y las personas a quien va dirigido, incluso nosotros mismos no quede resentido, empleemos la pasión, empecemos a actuar desde y con el corazón.

No creemos solo ilusiones que las ilusiones  no hacen ningún bien a nadie, hagamos cosas concretos acompañados de amor y de nuestra entrega, de forma que,  se abrirá un diálogo entre el mundo y yo con  posibilidad de que hermosas sorpresas sucedan.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *