Seleccionar página

Yo de eso, sí que tengo

Wordpress logo

Si nos preguntaran si nos consideramos personas con buen humor, creo, que la mayoría de nosotros diríamos que sí.

Nos visualizamos cuando estamos con nuestros amigos, realizando nuestro deporte o afición preferida y por supuesto que sentimos por dentro tener esa actitud.

Pero… ¿tiramos de ese buen humor en terrenos más habituales como son nuestro centro de trabajo y en nuestra casa?

Es posible que ante esta pregunta ya digamos que “a veces y según como me encuentre”.

El trabajo nos resulta duro, incluso puede que ni nos guste el que estemos realizando en este momento. Entre los compañeros muchos de ellos ni nos caen bien. El jefe siempre presionando y para colmo no recuerdo que la empresa valore mis esfuerzos y el logro de mis  resultados.

En casa, nos esperan todas las tareas del mundo que queramos hacer: limpieza, comida, deberes, educar a los hijos, aguantar las exigencias de nuestros padres o al pesado de mi hermano. Y si estoy de exámenes, está absolutamente justificado que no quiera que me molesten, me hablen y mucho menos que me gasten una broma.

¡Estoy mal y punto!

Ante tantas dificultades ¿cómo vamos a tener buen humor?.

De forma inconsciente, medimos lo que el resto se merece y normalmente depende primero de cómo yo me encuentre.

Cierto, en muchas ocasiones no es nada fácil. Nos pesan, y mucho,  nuestros problemas pero a pesar de todo ello deberíamos prestarle mucha atención a la importancia y repercusión que tiene en la vida de los demás que reciban esa alegría por nuestra parte, sea merecedor o no a nuestros ojos de recibirlo. No se trata de ser el más chistoso o divertido, eso dependerá del carácter de cada uno y además, seremos cariñosos y empáticos en nuestra forma de emplearlo.

Y si por el contrario somos nosotros los que tenemos la suerte de tener alguien cerca con ese don, recibirlo con agrado y como un regalo y no con rechazo como hacemos muchas veces por estar ocupados y preocupados con nuestras cosas.

Salgamos de nuestro yo en busca del tú.

Porque además ¿cómo te gustaría que te recordaran?.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.